19.12.2016

Diciembre Trágico: Claudio “Pocho” Lepratti, a 15 años de su asesinato

Militante social y delegado de ATE. Fue muerte por la Policía santafesino el 19 de diciembre de 2001. Intentaba proteger a los niños/as que comían en la escuela donde trabajaba. 
Diciembre Trágico: Claudio “Pocho” Lepratti, a 15 años de su asesinato
 
Militante social y delegado de ATE. Fue muerte por la Policía santafesino el 19 de diciembre de 2001. Intentaba proteger a los niños/as que comían en la escuela donde trabajaba.
 
 
Claudio Lepratti nació el 27 de febrero de 1966 en Concepción del Uruguay, Provincia de Entre Ríos. Hijo de Orlando Lepratti y Dalis Bel, el mayor de los seis hermanos Lepratti: Osvaldo, Laura, Martín, Celeste y Camilo. Su familia vive en Colonia los Ceibos que queda a pocos kilómetros de Concepción del Uruguay.
 
Cursó la escuela primaria en la Escuela N° 30 “Alejandro Aguado” y la escuela secundaria en el Colegio “Santa Teresita” de Concepción del Uruguay, perteneciente a la orden Salesiana.
 
Entre 1983 y 1985 estudió Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Litoral como alumno libre. Durante estos mismos años Claudio se desempeñó como cooperador salesiano.
 
En 1986 ingresa como seminarista en el Instituto Salesiano “Ceferino Namuncurá” de la localidad de Funes (Santa Fe) y elige la carrera religiosa de “hermano coadjutor”,
 
Rosario
 
Cinco años más tarde, abandona el seminario y se radica definitivamente en la Ciudad de Rosario. Su primer domicilio es en el Barrio Empalme Graneros, y al año se muda al Barrio Ludueña donde empieza a participar activamente en las organizaciones de base que durante más de treinta años vino promoviendo el Padre Edgardo Montaldo, el referente religioso, social y ético que encontró Pocho Lepratti en su búsqueda de llevar al terreno de las realidades su opción por los pobres.
 
La militancia social
 
Pocho entre otras tantas actividades, participó y promovió la formación de una veintena de grupos de niños y jóvenes de las barriadas populares de Rosario.
 
 Entre los grupos que creó y coordinó en el barrio Ludueña se encuentran la Coordinadora Juvenil de la Vicaría Sagrado Corazón del Barrio Ludueña, La Vagancia (éste fue el primer grupo que formó), Los Gatos, Los Pelos Duros, Grupo de San Cayetano, Los Piqueteros de Lourdes LPDL, Los Ropes, y La Murga de los Trapos, agrupación que surgió por iniciativa de la Vagancia.
 
También participó en instancias de coordinación con otros grupos como la revista El Ángel de Lata, Los Movimientos Chicos del Pueblo y con todas las comunidades eclesiales de Base, entre las cuales se encuentran Desde el Pie y Poryajhú (‘pobres’ en guaraní).
 
En el mismo barrio Ludueña Claudio promovió la realización de campamentos y talleres de formación.
 
Fue un promotor de grupos de huertas orgánicas y cría de pollos a través de su participación en el ProHuerta.
 
Colaboró en la multiplicación de talleres en los barrios en el marco de los cuales se formaron grupos de mujeres y jóvenes en temáticas como prevención en salud, y tareas como la producción de jabón, fabricación de hornos y desarrollo de comedores comunitarios, etc.
 
Ideó junto a la gente del barrio Ludueña los periódicos “La nota” y “La notita”, los cuales eran realizados por los propios pibes a través de la participación en un taller de comunicación popular.
 
Participó en Proyectos de prevención del VIH/SIDA, particularmente en el proyecto VIH/SIDA y el Mundo del Trabajo que coordinó acciones durante más de un año con el apoyo del PROMUSIDA de la Municipalidad de Rosario, proyecto que articulara los esfuerzos de organizaciones como la CTC, AMMAR, ATE, CTA, CEDIS, EISEA, SERPAJ, PMSIDA y posteriormente la Biblioteca Popular “Pocho Lepratti”.
 
Integró la pastoral juvenil, y en su esfuerzo por formarse y compartir las experiencias de organización y lucha popular de nuestra zona, participó en un centenar de encuentros nacionales e internacionales como los Seminarios de Formación Teológica, los cuales que se realizan habitualmente cada año, encuentros y congresos culturales, gremiales, cristianos, etc.
 
En el año 2001 viajó al seminario del Cesep de Brasil, en el que se encontró con algunas de las más importantes experiencias de organización y lucha popular de América Latina, por ejemplo las desarrolladas por las comunidades eclesiales de Base de Brasil, el Movimiento de los Sin Tierra, el Zapatismo del Estado de Chiapas en el sur de México, el Centro Memorial Martín L King de Cuba y un centenar de militantes de base de otros países
 
Militancia gremial y laburo
 
En su actividad gremial fue delegado de Base y congresal provincial de ATE, y congresal de la CTA.
 
Claudio militó y acompañó activamente la organización de la lucha en solidaridad con los trabajadores en conflicto a través de movilizaciones, instalación de carpas de protesta, huelgas, etc.
 
Trabajó en el Crecer 19, y dando clases en la escuela del barrio Ludueña conocida como “la escuela del Padre Edgardo Montaldo” –ya que fue el Padre Montaldo quien, junto a los primeros jóvenes y vecinos del barrio que se  acercaron a trabajar junto a él, soñaron y lucharon hace más de treinta años para construirla–.
 
Trabajó también en la Cocina Centralizada de Rosario desde fines de 1992 hasta diciembre de 1996, cuando después de un duro conflicto de los trabajadores no docentes de los comedores escolares, – entre los que Pocho jugaba un papel central en la organización – el conflicto culminó cuando se logró que el Gobierno Provincial tomara a un grupo de trabajadores, entre los que se encontraba Pocho, y a partir de entonces pasó a desempeñarse como personal no docente de comedores escolares en la Escuela 756 del barrio Las Flores, hasta el día en que lo asesinaron.
 
SU MUERTE
 
El 19 de diciembre, en medio de la crisis del 2001, que terminaría con la caída del presidente Fernando De la Rúa, varios policías que llegaron desde la ciudad de Arroyo Seco ―a 30 km al sur de Rosario― comenzaron a disparar en el fondo de la escuela. Lepratti subió al techo para defender a los menores que en su interior se encontraban comiendo. Se asomó gritando:
 
¡Hijos de puta, bajen las armas que aquí solo hay pibes comiendo!
El uniformado Esteban Velásquez hizo fuego con su escopeta Itaka con balas de plomo, acertándole con una posta en la tráquea, lo que le causó a Lepratti una muerte instantánea.7 8
 
El hecho motivó el procesamiento y posterior condena a 14 años de prisión para Esteban Velásquez, dictada por el juez de sentencia Nº 3, Ernesto Genesio, con el cargo de homicidio agravado por el uso de arma. Además, tanto Velásquez como la provincia de Santa Fe fueron condenados a resarcir económicamente a los familiares de la víctima por los daños y perjuicios causados, con 145 000 pesos (unos 50 000 dólares estadounidenses de 2009)9
 
La Dirección de Asuntos Internos de la policía provincial había reconocido en un informe que «el asesinato del militante social Lepratti ocurrió fuera de la zona de saqueos y en los fondos de una escuela», y que «no se justifica haber efectuado los disparos reconocidos, ni siquiera en carácter intimidatorio».
 
Los policías acusados argumentaron que habían abierto fuego porque habían sido atacados a balazos por vecinos apostados en el techo de la escuela. El vehículo policial tenía efectivamente marcas de balazos, pero todos habían sido realizados a nivel del suelo. El juez Julio García condenó a otros cinco policías (Marcelo Arrúa, Rubén Pérez, Daniel Braza, Roberto De la Torre y Carlos Alberto de Souza) por falsedad ideológica y encubrimiento agravado, ya que «balearon y destruyeron el patrullero para simular un ataque y alegar que actuaron en su defensa».
 
Aparentemente una testigo recogió un cartucho naranja, que corresponde a la munición de plomo y lo entregó a los investigadores policiales, pero éstos le entregaron a la Justicia un cartucho verde, que corresponde a las municiones de goma.
 
Desde ese momento Lepratti se convirtió en símbolo de la resistencia.
 
“El trabajo nos hace ascender como personas, mientras que la falta de trabajo nos incita a la violencia, a la droga, a la delincuencia”. Pocho Lepratti

Copyright © 2014 – – Todos los derechos reservados