05.02.2020

ATE suma 36 nuevos becarios a su Programa de Residencias Estudiantiles

Son hijos e hijas de trabajadores del interior de la provincia, que reciben una beca integral para cursar estudios de nivel superior en Universidades e Institutos Públicos Terciarios de la ciudad de Santa Fe. El programa aloja actualmente a 72 estudiantes, y llegará a un total de 120 en los próximos dos años.
ATE recibió en Santa Fe a los nuevos becarios del Programa de Residencias Estudiantiles “Germán Abdala”. Son 36 estudiantes, hijos e hijas de trabajadores del interior de la provincia, que cursarán estudios de nivel superior en Universidades e Institutos Públicos Terciarios de la ciudad de Santa Fe. Se trata de un programa integral, que incluye el alojamiento en residencias construidas en el Predio UNL-ATE, más una ayuda económica para cubrir gastos de alimentación, material de estudio y transporte. El programa prioriza a las familias de menores ingresos, que  no cuentan con ofertas educativas equivalentes en sus localidades de origen, y que no pueden solventar de otro modo el acceso de sus hijos a la educación superior.
 
Un día inolvidable para todos
 
Nair va a estudiar Ingeniería Mecánica en la UTN. Su mamá, Alejandra, es asistente en una escuela técnica de la ciudad de Firmat. “Es una oportunidad muy linda” -dice Nair- “Nos ayuda mucho en lo económico”, más aún, “por cómo estamos hoy en día”. “Al principio no me animaba” -agrega- “pero quizás, sin esta ayuda, no hubiera podido seguir estudiando”. Daniel es enfermero en el Centro de Salud de Cacique Ariacaiquín. Su hija, Génesis, va a estudiar medicina en la UNL: “La beca es una oportunidad muy buena” -dice ella- “una nueva experiencia que, estoy segura, muchos estudiantes deberían vivir”. Alfonsina estudia Ingeniería Ambiental en la UNL. Su mamá, Juana, es enfermera en el SAMCO de la localidad de Montes de Oca. “Nuestros hijos van a tener el amparo de un gremio” -dice- “y van a tener una Facultad donde estudiar la carrera que ellos elijan, y donde puedan ser felices”. “Estos jóvenes son nuestro futuro” -concluye. Raúl es obrero metalúrgico y su compañera, Sandra, es enfermera en la guardia del Hospital de Rafaela. Su hija, Lara, va a estudiar promoción sociocultural en la Escuela Provincial de Teatro. “Lara es muy capaz” -dice Raúl, y agrega, visiblemente emocionado: “Sin esta posibilidad no podría estudiar”.
 
Alcances del programa
 
La selección de los becarios se inició en octubre del año pasado, con la recepción de las postulaciones y el análisis de las características socioeconómicas de cada familia. Además, un equipo de evaluadores realizó entrevistas personales con todos los postulantes para conocer en profundidad sus motivaciones, intereses y expectativas. Con 36 jóvenes seleccionados en la primera edición, y 36 nuevas plazas incorporadas en la última convocatoria, el programa llega este año a un total de 72 estudiantes. De esta manera, el sindicato busca promover la igualdad de oportunidades y propiciar la movilidad social de los sectores populares, fomentando el acceso de los hijos e hijas de los trabajadores a la educación superior pública y gratuita.
 
El programa cuenta también con un equipo de tutores que acompaña a los becarios en el arduo proceso de adaptación a la vida universitaria. Como es sabido, las instituciones educativas (especialmente las de nivel superior) reproducen injustos mecanismos de selección social que dificultan enormemente la permanencia y graduación de los jóvenes pertenecientes a las clases populares. El programa de ATE procura contrarrestar esos mecanismos excluyentes por medio del conocimiento y la organización. Conocimiento, para comprender los factores que niegan en la práctica la universalidad del derecho a la educación. Organización, para transformar una realidad adversa por medio de la lucha y la acción colectiva. Todo ello en el marco de actividades extracurriculares que incluyen cursos y seminarios de formación (con investigadores y especialistas en diversos campos de la ciencia), trabajo voluntario (con el sindicato, y con organizaciones sociales de la ciudad de Santa Fe), y actividades culturales y recreativas (de carácter artístico y deportivo).
 
ATE intenta, de esta manera, reafirmar el compromiso de sus becarios con los trabajadores, que con su aporte hacen posible la existencia del programa de becas, y con el conjunto de la sociedad argentina, que desde hace 70 años sostiene un modelo de Universidad pública y gratuita (no arancelada), que constituye una conquista histórica irrenunciable (verdadero ejemplo para todos los países del mundo), y es la base indispensable para la consagración efectiva de la educación superior como bien público y social, y como derecho humano universal.
 
El proyecto y sus etapas
 
En 2019 concluyó la primera etapa del proyecto, emprendido de manera conjunta por ATE y UNL, con la construcción de 36 unidades habitacionales. Hoy está en marcha la ejecución de la segunda etapa, que sumará 24 unidades más, para completar una capacidad total de 240 estudiantes, distribuida en partes iguales entre ambas instituciones.
 
El complejo de residencias está situado en el predio UNL-ATE, a metros de Ciudad Universitaria, lo que permite a los becarios el acceso a bibliotecas, librerías, salas de estudio con computadoras y conexión a internet, fotocopiadoras y cantinas. Además el predio es la sede principal del Comedor Universitario, y cuenta con un gimnasio, un Centro de Salud, canchas deportivas, una pileta pre-olímpica, pérgolas con asadores y mucho espacio verde, en uno de los lugares más lindos de la ciudad, contiguo a la Reserva Ecológica, a metros de la Costanera Este, la Laguna Setúbal y el Puente Colgante.
 
Germán Abdala: razones para un nombre
 
El programa de becas lleva el nombre de Germán Abdala, dirigente histórico de ATE, símbolo de la resistencia a las políticas neoliberales de los ´90, y defensor inquebrantable del patrimonio público nacional. Germán Abdala murió en 1993, a la edad de 38 años. Su vida estuvo consagrada a la defensa de los trabajadores y los sectores más postergados de la sociedad. A 27 años de su fallecimiento, el programa de becas de ATE retoma su ejemplo de lucha y asume como propios sus ideales de igualdad, solidaridad y justicia social.
 
 

Copyright © 2019 • • Todos los derechos reservados